miércoles, 18 de junio de 2008

¿Hace cuánto que no te he dicho cuanto te amo y extraño?

Pronto va ser un año. Tal vez no tan pronto, el 31 de octubre partiste, como dicen, tomándome la delantera y desde entonces mi vida cambio de forma tal que sólo re-encontrándome contigo, cuando sea mi tiempo de partir, volverá a ser la misma, volveré a ser una persona completa y sobre todo volveré a verte otra vez.

Mi adorada Malú Ya he asimilado, me parece, el hecho de a veces dejarte en la obscuridad de tu velita apagada, sea por distracción fútil (televisión, juegos en la PC, charlar con alguna amistad o viendo vídeos) y pocas, pero no muy pocas, por estar sumergido en mi trabajo, que aunque no es redituable aún, me sirve para poder mantener mi mente activa. ¿Sabes?, hace poco renegué y enfrenté a Dios como todo humano débil y temeroso suele hacer por lo menos una vez en su vida. Me quejé como hijo caprichoso el que me este quitando de a poquititos todo lo que tengo (empezando por ti y terminando recientemente en la refrigeradora que está en la familia desde antes que naciera, un año antes para ser preciso, esto es 47 años) y que al final, le dije en tono de soberbia "¿nos vas a seguir quitando todo para que al final nos quede solamente nuestra fe?, que yo sepa no puedo ir a la tienda y decirle al tendero que me dé una hogaza de pan a cambio de un poco de mi fe".

Al día siguiente, recibí 2 noticias que me dieron aliento y esperanza de poder subsistir un poco más conectado a Internet. Porque yo soy de aquellos que si no tengo Internet es como si me cortaran las piernas, y no por la dependencia ni por el vicio, bueno fuera tan simple. Tampoco es porque es mi medio de vida, que tampoco lo es porque ¿recuerdan el concurso que tan alegremente postee que había ganado el primer premio?, pues hasta ahora estoy viendo el premio y lo más indignante es que el "administrador" no responde mis emails desde el 12 de Mayo pasado. Internet es para mí lo que la ventana es para el inválido: la puerta al mundo, al universo, al lado de mi ser que necesita luz para crecer y vivir como lo hace una flor.

Si tu estuvieras a mi lado no voy a decir que mi vida sería menos desdichada ni menos complicada; tampoco que los problemas desaparecerían. Al contrario corazón mío, tu apetito consumía una bolsa de 20Kg de alimento en 5 a 6 semanas. Bien alimentada estabas y muy hermosa por cierto. Si estuvieras a mi lado tendría a quien abrazar, acariciar, mimar, cuidar, engreír, velar, observar, disfrutar y acompañar en todo lo que el día a día ofrezca.

Si estuvieras a mi lado podría decirte más veces cuánto te amo, cuanto te necesito, cuando aprendí de ti y cuánto aprendí de mí. La vida dejó de ser blanco y negro para mí, ahora son matices de gris. Te extraño mucho Malú. Para ti el tiempo no significa nada ahora y por eso te puedo decir "amor mío, pronto estaremos juntos". Lástima que para mi signifique todavía esperar a cumplir los 100 años, porque te cuento, es mi meta llegar a los 100 años. Luego de eso, lo que venga. Te extraño mucho adorada Malú.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí

El Alquimista del Diseño Web