lunes, 21 de enero de 2008

Perdóname Malú

Untitled-1 Desde que mi adorada Malú se alejó de mi vida el 31 de Octubre pasado, un vacío enorme está presente en mi corazón, en mi pensamiento y en mi alma. Aunque he sido bendecido con el despertar de mi fe gracias al sacrificio que ella realizó, ahora que su pequeña urna esta en nuestra sala comedor, donde le gustaba pasar la mayor parte del tiempo, ya son varias veces que olvido ver si la velita esta prendida aún. Esto lo inicié cuando el día que partió, regrese por la tarde luego de verla por última vez y de dar la autorización para su cremación. Coloque una foto de ella (la que publico ahora) encima del mueble en que ahora está su urna también, y prendí su primera velita misionera. Desde entonces, siempre se ha velado por que este una velita prendida. Pero últimamente he notado que me olvido de ver la velita, porque o estoy en mi habitación viendo televisión o estoy, como ahora, frente a la PC, entretenido por el momento con mis blogs y demás (trabajo aún no sale, Diciembre y Enero son meses muertos).

Hace poco noté que no había revisado su velita y la encontré apagada, probablemente desde hace más de 1 hora. Lo que más me duele es ver que yo estoy volviendo poco a poco a mi rutina diaria y ya no cargo el peso inicial de su pérdida, que me ayudaba a estar siempre pendiente de su velita. Una de las cosas más duras que tuve y tengo aún que afrontar es que constato que la vida sigue y que, en forma figurativa claro está, no le importa el dolor de las personas y mi dolor, pues sigue como debe ser. La vida no se detiene por nada, y eso es importante porque nos hace recordar que debemos seguir en la misma dirección, hacernos fuertes y aprender de nuestros errores.

Perdóname Malú por los olvidos que he estado teniendo. Jamás pienses que es porque te estoy olvidando. Has sido mi primer gran amor de padre a hija, mi primera gran compañera y junto con Mishka representaron (y siguen representando porque Mishka sigue con nosotros) mi familia chiquita, mía de mi.

Perdóname Malú. El tiempo ahora no significa nada para ti, pero yo deberé soportar los años que Dios tenga a bien darme de vida, pero ahora puedo soportar esta cruz y las que vengan cuando mis mamis descansen (mi mami de verdad y mi tía que es mi segunda mami), pues se que al final de mis días, volveré a ver a todos: a mi mami, a mi papi, a mi tía, a mi tatita (mi abuelito), a mi agüita (mi abuelita) y por supuesto, a ti Malú querida.

Perdóname por favor.

2 comentarios:

  1. Rómulo: He pasado por aquí y no he podido evitar sentir el dolor de tus palabras.
    Donde esté Malú, sabe de tu cariño incondicional. Un sentimiento tan profundo no puede haber terminado en este mezquino espacio de tiempo.

    Volvé a prender esa vela sin culpas y sé feliz. Es el mejor homenaje que podemos rendirle a esta vida y a los que ya no están en ella.

    Un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras me reconfortan en el mejor momento Susana. Aún con todo mi dolor a cuestas aún, no dejo de sorprenderme lo chiquito que hace Internet al mundo, al punto de tener todo el mundo aquí en mi monitor.

    Muchas gracias mi estimada amiga.

    ResponderEliminar

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí

El Alquimista del Diseño Web