jueves, 13 de diciembre de 2007

Parafraseando el dicho "la letra con sangre entra"

Si parece que en mi amado país, Perú, para que se tome conciencia debe haber un hecho dramático que realmente sea capaz de conmover a la opinión pública y al gobierno de turno. Primero fue el gran incendio en las galerías del mercado central en Diciembre del 2001 con lamentables pérdidas humanas; luego este año el terremoto del 15 de Agosto (curiosamente el día de mi cumpleaños) desnudó el frágil e inapropiado sistema de comunicaciones que dependemos (cuándo no, los españoles de Telefónica, los dueños insensibles de las comunicaciones aquí) y ayer un derrumbe en el emporio de Gamarra (distrito de La Victoria) que costó la vida de 8 personas y el único sobreviviente perdió su brazo derecho.

Un dueño de terreno que no da la cara y que tiene una fama de maleante y de estar incumpliendo siempre las normas y leyes; una compañía constructora que con trampas logro el permiso con una licencia falsa y sin brindar ni seguro ni elementos de seguridad; un ingeniero (si es que lo hubo) que no indicó los cambios y caminos para la construcción motivo por el cual (uno de ellos) ocurrió el desastre; un municipio que no atendió las quejas de un vecino (ahora perjudicado también) y que pudo haber paralizado las obras pero no lo hizo.

¿Será que si no hay muertos y sangre de por medio nadie presta atención?. Y parece que no entiende de estratos sociales porque hace años hubo un incendio en una discoteca que costó la vida a docenas de jóvenes, muchos de ellos hijos de personas influyentes pero ni aún así lograron la justicia que todo damnificado busca.

¿Será que tendremos que esperar a que muera la mitad de la población o que la mitad de la población sufra de algo dramático para que tomen en serio la vida humana en este hermoso país bendecido con los recursos, climas y paisajes como lo es mi amado Perú?.

Y como entremés, ahora se desnuda el poco profesionalismo de nuestros deportistas peloteros que no sólo arman bacanales a vista y paciencia de todos, sino que tienen la frescura de pedir premios por empates como local. No obstante, este es mi país, lo amo mucho y por eso sufro de igual forma el verlo tan diezmado por algunos de sus hijos. Los responsables del derrumbe de ayer (motivo de este post) deberían capturarlos y encerrarlos 1 hora con los familiares de las víctimas, sin herramientas ni armas, sólo con los familiares. Eso es justicia poética y utópica me temo. Pero soñar no cuesta, dice el dicho, así como parece que la vida del común de los pobladores de mi amado Perú tampoco cuesta para los que toman decisiones y tienen la posibilidad de parar y reparar los caminos legales de nuestra sociedad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí

El Alquimista del Diseño Web