miércoles, 19 de setiembre de 2007

Cuento 8: El monstruo espera

"Cuando se teme mucho lo que puede llegar, se experimenta
cierto alivio cuando llega."
Joubert


El crepúsculo anuncia con los primeros rayos de sombra, la hora de la lucha. Los caballeros pulen sus vistosas armaduras, ponen grasa de cerdo al filo de sus gigantescas espadas. Sólo un mortal, desarrollado físicamente como los dioses, podría levantarla.
Los cascos, de bruñido bronce, brillan en sus aplicaciones de plata y estaño.
Las mallas metálicas se amoldan a mi anatomía perfecta, buscando cubrir cada músculo, cada pliegue. Calzo mi cinto de plata. Las botas de paciente orfebrería, son de una suavidad celestial. Siento seguridad en mi recinto privado.
-Mi Señor. La Bestia ha cruzado el río y se acerca al castillo.
-Gracias heraldo. -y levantando la vista al techo, obscurecido ya por la falta de luz, y el temor de lo insoslayable, exclamó : -Hoy, Dios y la sagrada Fe probarán sus fuerzas contra la Bestia de la Obscuridad.
Afuera, el pueblo se va enterando que el peligro va acercándose. Se especula sobre su forma y poderío. Tamaño, fuerza, fealdad y fiereza son discutidos. Pero el temor es el mismo.
Bajo al salón de asambleas, para no sentirme tan enclaustrado en mis habitaciones.
Al galope llega un jinete. Por su expresión, nada bueno puede comunicar. Me acerco al umbral del castillo.
-¡Mi Señor -grita, -la Bestia ha cavado un túnel por donde podrían pasar dos ejércitos sin que uno pudiera distinguir al otro, y se dirige hacia nosotros!.
-¿Bajo tierra?. -respondí incrédulo.
Mas de improviso, un temblor de tierra motivó el pánico en el pueblo. El polvo de las murallas acumulado por los años, caía como fina lluvia.
La Bestia había llegado al castillo.
Al trono de mis antepasados.
-Mi Señor... -exclamó el jinete, -¡Mirad!.
Y pude ver como una grieta se formó enfrente de mí. Vi como algunos campesinos eran tragados por esas fauces de tierra y polvo. Vi el carmesí resplandor. Y oí el rugir de la Bestia, con gritos de mil pueblos.
-He venido por ti, Rey del Valle.
-¡Dios mío, dadme fuerzas!. -exclamé con vigor.
A mi señal, mi escudero me alcanzó mi robusta espada, mi arco y mi aljaba de doradas flechas. Me cubro con mi blanca capa, de malla forjada en plata, y tomo rumbo al interior de mi castillo.
Los pasillos, aún con su lumbre y los recuerdos de mi niñez, hoy tan lejanos, tan añorados, parecen obscuros. Puedo sentir un ligero dolor en mi pecho. Siento y oigo la sangre fluir por mis venas.
Es como un murmullo apagado en mis oídos.
Oigo a la Bestia respirar. Mis tobillos los siento muy duros, apenas puedo caminar.
Hace calor. Tengo mucha sed.
Doblo a la derecha. Sigo sigiloso.
-Es por aquí, mi Señor...-ruge la bestia con delicado tono, amenazante en lo conocido. Esta a mis espaldas. Siento secarse mi garganta.
Camino con paso pesado. El calor es más intenso. Recién me doy cuenta, de que no hay nadie más que yo por los pasillos. Y mis temores.
Llego al final del pasillo. La gran puerta del Salón Real esta frente a mí. Tengo ganas de llorar. Mi cuerpo suda frío.
-Entre, mi Señor.... -invita la Bestia.
Entro.

Una salva de aplausos. El Director me escolta. Los músicos y el público de pie. En mi mano, mi violín y arco.
¡Divino temor!.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí

El Alquimista del Diseño Web