martes, 25 de setiembre de 2007

Cuento 7: Cofradía animal

“Hay a veces entre un hom-
bre y otro tanta distancia como
entre el hombre y la bestia.”
Gracián


Lo mismo que ayer, hoy también tuvimos reunión los mayores. Pocas veces se han reunido por dos días seguidos el Consejo de los Mayores. Pero el problema que afrontamos así lo requiere. Desde la época del exterminio de la sociedad de las montañas, no hubo motivo tan importante.
Ya están reunidos. El anciano patriarca levanta la mano pidiendo silencio.
-Tenemos una ardua y difícil misión que llevar a cabo. La especie está en peligro de desaparecer.
-Son muy irascibles e impetuosos. -exclamó uno.
-Son emotivos... -terció otro.
-Pero son seres vivientes. Y como tales, no son diferentes a nosotros. -argumentó el anciano. -Son fruto de la naturaleza y debemos protegerlos.
-Pero no a costa de nuestro sacrificio. Ellos no son mejores que nosotros. ¿Por qué ofrecerles una salida tan cómoda?.
-Pues, simplemente porque los necesitamos. Dependemos de ellos para nuestra subsistencia. No es la máxima del más fuerte, sino del más débil.
-¡Ellos no son débiles!. ¿Te olvidas las matanzas que hicieron contra los de otras tribus?.
-Porque temen ser dominados. -respondió el anciano con tono suave.
-Temerosos, ¿ellos?. ¡Por favor!.
-Con todo, tenemos que decidir. ¿Cuál será nuestra decisión?. ¿Cuál opción les damos?.
El anciano habló con tono paterno y firme. Todos guardaron silencio. Meditaron por un buen tiempo. Luego tres se adelantaron. De entre ellos saldría la solución.
El grupo guardo un marcado silencio. Doloroso silencio. Un suspiro de alivio y pena soltaron algunos : la tarea que les esperaba era muy ardua y peligrosa.
-Les agradecemos -dijo con tono lastimero, nostálgico el patriarca. -¿Tienen algo que comentarnos?.
El más chico de los tres tomo la palabra.
-Venerable anciano. Son varias veces que los de esa especie han tratado de volverse civilizados. Y siempre hubo diferentes idiomas y señales. Fuertes y débiles, opresores y oprimidos.
-Nosotros somos los llamados a detenerles. Nuestras especie están dispuesta a desaparecer y extinguirse de ser necesario. -terció el más alto y fuerte. -Trataremos de tomar el menor tiempo posible y de causar el menor dolor entre nosotros.
-Se que es una especie muy beligerante, pero tarde o temprano aprenderán -musitó el más hábil.
-Bien hijos míos. Cumplan su cometido.
Y por el sendero enrumbaron en pos del hombre guerrero las tres especies que le harían frente : el conejo, el elefante y un hombre
¿Puede un ser de la misma especie, atacarse?. Realmente, no. Sólo el hombre puede. Pero cuando el hombre sea civilizado como los animales, habrán dos especies realmente distintas : el hombre guerrero en busca de su civilización, y el hombre civilizado que trata de preservar la suya.
Civilizado como los animales.
¿A cuan pertenece la realidad y la imaginación?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí

El Alquimista del Diseño Web