lunes, 16 de julio de 2007

Cuento 13: Estudio sobre la amistad

“Un hermoso y delicioso castillo en el
cual hemos de ver cómo podremos entrar.”
Santa Teresa


En un olvidado rincón del mundo, en la última esquina del barrio, en el pasaje más cerrado del edificio, en el fondo, vivía un niño huérfano de padre, madre y lo demás. Se dedicaba a satisfacer el ego de la llamada gente bondadosa. Y lo hacía de la única forma que sabía hacerlo : mendigando humanidad.
Su labor más que ser recompensada, era sobrellevada de manera habitual. El alimento lo conseguía tras largas disputas con los guardianes caninos de los hospicios.
Pero más vale maña que fuerza.
A veces.
No importaba el camino tomado, siempre encontraba la forma de agenciarse su regreso al último rincón. Era, como se dice, todos los caminos conducen a Roma. Claro. Pues hasta en Roma hubo basurales y restos de humanidad.
Pero había algo, en su rutina, que no se entendió nunca. Fuera donde fuera, el chico trataba de agenciarse de azúcar. Sí. De azúcar.
-Caramba niño. Si te ofrezco pan con miga suave, tú la quieres cambiar por azúcar.
-Sí señor. ¿Se puede?.
-Claro que se puede, pero no té entiendo –dijole el cocinero, -Mira, toma este pan con este bizcocho con azúcar encima. Es todo lo que tengo.
-¡Gracias!.
El niño, feliz con su cargamento, fue al encuentro de su rincón. Atravesó calles y callejones hasta llegar a su esquina. Entró a la buhardilla que le servía de hogar. Raspó el azúcar del bizcocho y lo esparció frente a una grieta en la pared. Esperó y observo atentamente.
Y pronto hubo movimiento.
De las esquinas salieron hormigas. Un conjunto de diminutos puntos. Se dirigieron en ordenada fila al montón de azúcar. Poco a poco se fueron amontonando alrededor, pero curiosamente no tocaban el azúcar. Movían sus antenitas y ladeaban sus cabecitas.
-¿Cómo están mis amigas?. –dijo el niño, con tierna voz, -antes de cenar, elevaremos una plegaria.
Y el niño de otrora rubia cabellera, inclinó su cabecita, juntó sus manitas y oró en silencio. Las hormigas dejaron de moverse. Y si hasta pareciera que inclinaban sus cabecitas.
-Bueno, -dijo el niño, -cenemos amigos.
Y recién las hormigas tomaron el azúcar amontonada. Al finalizar, el niño les tendió su mano y algunas subieron a ella. Otras lo hicieron por su rodilla. A las que subieron a su mano, las acomodó en su hombre y empezó a contarles un cuento. La noche sobrevino con la ternura del ser solitario, y el niño se despidió y se fue a su rincón. Las hormigas regresaron al suyo. Dulces sueños.

En la azotea del mismo rincón, un anciano colocaba unos granitos de azúcar encima de su mesa de noche. Al poro tiempo, llegaron unas hormigas, las que se agruparon entorno al azúcar.
-Coman mis niñas, -musitó el anciano, -hoy es un buen día. Y vamos a terminarlo de igual forma.
Las hojas del único vástago de geranio que tenía en su habitación, cerca de la ventana, se pobló de hormigas. El anciano arrimó la silla y tomó asiento. La hormiga más brillosa se adelantó al grupo.
-Noble amigo, -dijo la hormiga,- te tenemos un cuento para ti. Escucha. Erase una vez...
Y el anciano acariciaba sus canas con los bellos cuentos de las hormigas. Cuentos bellos e inocentes. Cuentos infantiles.
Y así pasaron los días y semanas. Fueron momentos de cálidas y dulces veladas. Haciendo honor a su fama de trabajadoras, las hormigas alimentaron de compañía al niño y de sueño al anciano. La ciudad fue creciendo y creciendo, aumentando los lugares velados y olvidados por muchos. El anciano enfermó. La azotea, el frío invernal y los momentos vividos durante décadas de olvido, fueron las causantes del deterioro del pobre hombre. Las hormigas le encontraron acostado y sudando copiosamente.
-¿Qué es lo que te sucede, viejo amigo?.
-Tengo fiebre. No tengo remedios ni los medios para poder conseguirlos. No tengo dinero.
-¿Qué es dinero?. No lo conocemos
-Es una limitación social creada por los hombres.
-Nosotras trataremos.
Y el grupo bajo por la pared del patio del edificio. Al llegar fueron al rincón olvidado. Encontraron al niño durmiendo. Subieron por su cabeza y se detuvieron alrededor de su oído.
-Niño, niño. Sube a la azotea. Alguien te necesita.
El niño despertó y al sentir a las hormigas en su oído, exclamó :
-Holas amigas. Juraría por unos instantes...
-Si. Nosotras te hablamos –exclamó una de las hormigas, -Un anciano te necesita. Vive en la azotea de este edificio. Síguenos por favor.
Para las mentes inocentes de los niños, algunas cosas no necesitan mayor explicación. Dejó su rincón y subió por las escaleras de incendio hasta la azotea. Pocos instantes fueron necesarios para entender la situación. Pero, ¿de dónde podría hacer un niño dinero?.
Mientras observaba al anciano, a lo lejos, una solitaria flauta entonaba una triste melodía, que sensibilizó aún más al niño. Súbitamente, abandonó la habitación y corrió escaleras abajo. Cruzó las calles, en busca de una botica. ¿Suplicaría?. ¿Robaría?. Aún no lo había decidido.
La música cesó. Fue callada abruptamente por un chirrido fuerte. La gente se aglomeraba. Palabras, llenas de lamento y quejas. Que si esto o aquello. Pero nadie tocaba el cuerpecito, ya sin vida.
-¡Hormigas!. –gritó una mujer, -¡Qué asco!.
Una masa viviente, de negro azabache cubrió al niño en contados segundos, impidiendo cualquier acción de la gente aglomerada, plena de curiosidad y repulsión. Se amoldó a su cuerpo aún tibio. Nadie se atrevió a tocarlo. Poco a poco el volumen fue disminuyendo. Y así, como vinieron se fueron.
El cuerpo no estaba.

-Creo que mi hora ha llegado, -musitó el anciano a sus amigas, -¿Recuerdas cuál es mi voluntad?.
-Si amigo querido. Lo recordamos.
Y de todos los rincones salieron las hormigas, todas en dirección del anciano. Le cubrieron.
Se fueron dejando sólo recuerdos y un vástago de geranio floreciendo.

La flauta volvió a oírse. Su música, extrañamente, siendo la misma ya no era tan triste.
-Nos gusta la música, ¿no es así?. –exclamó una dulce monjita, apartando de si la flauta. –Díganme, ¿a cuantos aislaron del mundo hoy?.
-¡Fueron dos nana!. –respondió un coro de hormigas.
-Bien, por ellos. Los demás nunca les prestaron la atención ni el respeto merecidos, como siempre. –musitó la religiosa. Metió la mano dentro del hábito y saco una bolsita con caramelos de menta.
-¡Hoy nos toca menta!. –dijo la monjita.
-¡Viva!. ¡Viva!. –corearon las hormigas.
¿Quién dice que la muerta no es dulce?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí

El Alquimista del Diseño Web